DeportesFútbol

El día en que Lionel Messi se decidió a abrir la boca

La palabra más esperada llegó 9 meses después de la eliminación en Rusia. El capitán habló de casi todos los temas que rodean a la Selección.

Seguramente es una casualidad “casual”… Ya habían hablado Javier Mascherano y Ángel Di María hace pocos días. Incluso, El Jefe mandó un tuit en estos días relacionando al “Club de Amigos” de la Selección con el club de amigos de Manu Ginóbili que viajó a San Antonio para participar del homenaje al bahiense. Pero esta semana fue sistemático el movimiento. Casi como si hubiese sido planificado. Arrancó Lucas Biglia, en radio La Red. Siguió Pipa Higuaín, desde Londres, en Fox Sports. Avisó Ever Banega que está disponible para la Copa América de Brasil, pero no para el Mundial de Qatar. Y, nueve meses después del fracaso más grande de los últimos tiempos (Rusia 2018), “parió” la palabra del que tenía que hablar.

Habló Messi. Rompió el silencio el capitán 272 días después de la derrota con Francia (30 de junio del año pasado) y de todos los “quilombos” que hubo en Bronnitsy. Dijo cosas. Importantes, por cierto. Y también hizo autocrítica, algo inusual en un genio casi inmaculado como él.

Lo más importante es que reiteró su amor fidedigno por la celeste y blanca. “Me tira volver porque yo quiero ganar algo con la Selección. Pero no voy a andar diciendo todos los días que amo a la Selección”, dijo muy suelto, casi como en una charla de café con Martín Souto y Pablo González, en FM Club Octubre 94.7. Aseguró que no conoce a Menotti, pero que le encantaría conocerlo porque “me hablan maravillas de cómo ve el fútbol”. Dijo también que no tiene que demostrar nada. Habló de un tema espinoso, como es “el entorno de la Selección”. “Es difícil disfrutar con el entorno que hay en la Selección”, fue su frase directa. Habló del Kun Agüero, su amigo hoy borrado, a quien (sacando a CR7) considera uno de los cinco mejores futbolistas del mundo en la actualidad, junto con Mbappé, Neymar, Hazard y Lucho Suárez. Y habló del difícil recambio que está haciendo Scaloni en este nuevo proceso de la Selección.

Pero, lo más importante, es que Messi abrió su corazón cuando contó que su hijo Thiago, el más grande, el de seis, le preguntó “¿por qué no te quieren en la Selección? ¿por qué te matan en la Argentina?”. Y ahí vino la respuesta que dio el propio Leo envuelta en una dosis de necesaria autocrítica: “Se dijeron muchas mentiras, pero nosotros lo permitimos. Todo el quilombo (sic) se armó después de perder la final en Brasil. Ahí nos cerramos y no es bueno que nosotros vayamos por un lado y los periodistas por otro”.

Hubo algo que llamó la atención. No habló de Jorge Sampaoli. Ni una palabra del Pelado de Casilda, ex DT de la Selección en el Mundial, que se cansó de endiosarlo a Leo diciendo que el equipo que fue a Rusia “era el de Messi”. ¿Cómo habrá quedado esa relación?

Habló Messi. Bienvenido sea. Porque, además de ser el mejor futbolista del mundo del Siglo 21, es el capitán de la Selección Argentina. Y eso no significa solamente ponerse la cinta en el brazo izquierdo. Hay que disfrutarlo, pero también hay que exigirle. Aunque, luego, es dueño de hacer lo que quiera. Como en la cancha.

 

Fuente: Clarín

Mostrar Mas

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Back to top button
Close