Sociedad

Stanovnik: “Acerquémonos a quienes no les alcanza para comer o están sin empleo”

En el marco de la Misa Crismal que se realizará hoy y del inicio del Triduo Pascual, el Arzobispo destacó a las mujeres que sirven en merenderos o los que dan de comer a personas de la calle. También a empresarios que no despiden a obreros, entre otros.

El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik, envió un mensaje para la Pascua de Resurrección 2019 en el marco de la Misa Crismal de hoy en la Catedral y el inicio del Triduo Pascual, que comienza mañana hasta el sábado. El representante de la iglesia católica habló de la pascua en la vida cotidiana y valoró a las personas que dan servicios a los que están en situaciones de vulnerabilidad social y económica.

En el inicio del mensaje, recordó que “la Pascua cristiana es el paso de la muerte a la vida que realizó Jesús, el Verbo hecho carne en el seno virginal de María, profundo misterio al que asoció la familia humana y la creación; Jesucristo es el vencedor de toda corrupción, del pecado y de la muerte”. Luego habló a quienes son bautizados y remarcó que “no hay bautismo sin envío a la misión” entendida esta como “animarse a entrar en una dinámica espiritual de amorosa entrega y sacrificio de sí mismo”.

“Acerquémonos sin miedo a las personas y lugares donde los gritos de la pasión de Jesús continúan desgarrando su carne en la carne de tantos hermanos y hermanas angustiados, porque no les alcanza para comer y para vestirse, sin trabajo o con un empleo inestable y mal pago; en los que sobreviven y duermen en nuestras calles y plazas; en tantos niños, adolescentes y jóvenes desquiciados por la droga y trastornados por la violencia; en el maltrato intrafamiliar acentuado por la agresión y descalificación recíproca; la cultura del abuso que se descarga sobre la mujer y las personas vulnerables como son los niños y los pobres; y tantas otras situaciones inhumanas que vemos todos los días”, expresó Stanovnik.

Después volvió a mencionar a los bautizados, y señaló que “preguntémonos cuál es la pascua, el paso que debemos dar en nuestra vida cotidiana”.

“En los vínculos con los familiares más cercanos, con los compañeros de trabajo, con los amigos y, especialmente con aquellos con los que estamos distanciados, o a aquellos hacia quienes, tal vez, jamás nos hemos acercado. Recordemos que la nota que distingue al cristiano es la permanente disposición a perdonar, aun a los enemigos”, agregó. En este sentido, continuó que “el amor y el perdón no es sólo una cuestión individual o interpersonal, va mucho más allá hasta abarcar la totalidad de la convivencia común”.

“Las personas, la mayoría entre ellas jóvenes, que asisten a hermanos y hermanas nuestros que viven en la calle con un plato caliente y les brindan, además, una afectuosa cercanía; aquellas mujeres que dan de comer a cientos de niños y niñas en los comedores, haciendo verdaderos prodigios para que el alimento llegue a todos y todos los días; aquel emprendedor o empresario pequeño o grande que hace todo lo posible para no despedir obreros”, destacó.

A ello agregó a “los enfermos y ancianos que soportan con paciencia sus limitaciones, y ofrecen sus dolores y su oración unidos a la pasión de Jesús, a quienes jamás conoceremos y probablemente tampoco serán noticia en los medios; a los voluntarios y voluntarias que sirven en las diversas asociaciones eclesiales, religiosas y civiles”.

Finalizó: “Somos enviados a anunciar con nuestras palabras, junto a la Cruz y la Virgen, que Jesús resucitado hizo posible para todos la alegría del perdón y de la fiesta; y a cooperar con nuestro testimonio y nuestro esfuerzo en fomentar la amistad social y promover la cultura del encuentro”.

 

 

Fuente: El Litoral

Mostrar Mas

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Back to top button
Close